lunes, 28 de septiembre de 2015

"Todo" de Kevin Canty


¿Por qué tienes que leer este libro?


  • Porque el cinco de Julio, tú y una amiga bajaréis al río, os sentaréis en las rocas con una botella de Johnnie Walker etiqueta roja y hablaréis de un amigo en común que murió hará once años.

  • Porque recordarás una fiesta de demolición, en la que se invitó a todo el mundo a venir con un mazo para derribar una antigua choza y prenderle fuego mientras tomaban pollo y cerveza y un grupo de música tocaba. Pero no estarás segura de que ese recuerdo sea totalmente cierto.

  • Porque una inocente tarde pesca con un amigo, surcando el río lentamente en lancha, te costará un buen susto.

  • Porque después de pasear, en una primera cita, mientras el te habla de un montón de cosas que no te interesan, comenzarás a desnudarle mentalmente por curiosidad, a pesar de que ni siquiera te cae bien.

  • Porque una inesperada visita, a causa de un favor, te deparará una velada sorprendentemente agradable, cosa que hacía años que no te pasaba.

  • Porque durante una larga primavera, mientras la nieve se fundirá y luego volverá a congelarse cada tarde, comerás pescado blanco ahumado con vino tinto, beberás infusiones y whisky y subirás a la cima de Snowbowl con tu camioneta para ver un eclipse solar.

  • Porque en vacaciones, alquilarás un bungalow en una isla al sur de Thailandia, con playas de arena blanca y blanda y pasarás las noches en un bar bebiendo whisky y los días echada al sol leyendo "Anna Karenina".

  • Porque una noche, huyendo de un compañero de cama indeseado, contemplarás desde la ventana a oscuras, a una pareja de punkies borrachos, vestidos con chaquetas de cuadros escoceces y vaqueros negros, metiéndose mano contra la verja de hierro.

  • Porque conducirás por la nieve, en una carrera contrarreloj, para intentar salvar la vida de un ser querido.

  • Porque alguien que te ama, será capaz de organizar una exposición de arte con decenas de cuadros en los que verás tu rostro.


No hay comentarios:

Por favor, deja tu opinión.

Manejar el silencio es más difícil que manejar las palabras.